La sal, la pimienta y el limón pueden resolver estos 7 problemas mejor que cualquier medicina.

La combinación de limón, pimienta y sal es un remedio alternativo que se utiliza desde la antigüedad como tratamiento contra muchas dolencias. Aunque a menudo todos estos se utilizan como aderezo para ensaladas y carnes, sus principios activos han sido útiles para prevenir y tratar varias afecciones.

Si bien muchos aún desconocen cuáles son sus aplicaciones, ya está comprobado que funcionan incluso mejor que algunos fármacos convencionales.

Su principal ventaja es que no producen efectos negativos y pueden emplearse el tiempo que sea necesario para sentir alivio. En esta ocasión queremos compartir esos 7 problemas de salud que puedes solucionar con estos simples ingredientes. ¡Descúbrelos!

Cómo utilizar el limón, sal y pimienta

Para la garganta adolorida
Exprime 1 cda de zumo de limón y añádelo a un vaso de agua. Echa 1 cdta de sal y 1/2 cdta de pimienta negra molida. Enjuaga la garganta con esta mezcla 2-3 veces al día.

Para eliminar cálculos de la vesícula biliar
Consume una vez al día, la mezcla de 3 cdtas de aceite de oliva, 1 cdta de zumo de limón y 1 cdta de pimienta negra.

Contra las náuseas e indigestión
Pimienta negra es conocida como un remedio eficaz contra la indigestión y diarrea, mientras que el olor de limón previene náuseas. Al surgir los síntomas correspondientes, tómate la mezcla de un vaso de agua con 1 cdta de pimienta negra molida y 1 cda de zumo de limón.

Contra el dolor de muela
Pimienta mezclada con aceite de clavo ayudará a calmar el dolor de muela. Mezcla una parte de pimienta con dos partes de aceite y haz un enjuague bucal 2 veces al día.

Contra la hemorragia nasal
Una esponja de algodón, empapada de 5-6 gotas de zumo de limón, detendrá el sangrado. Coloca la esponja en la fosa nasal. Es, además, un buen remedio contra las náuseas y el dolor de cabeza.

Para curar la estomatitis
Aliviar el dolor, provocado por la inflamación, y eliminar las bacterias te ayudarán los enjuagues bucales con solución salina: 1 cda de sal por un vaso de agua tibia.

Para perder peso
Para restablecer la digestión y disminuir el peso, por la mañana en ayunas, consume la bebida: 2 cdtas de zumo de limón, 1/4 de cdta de pimienta y 1 cda de miel, disueltos en un vaso de agua tibia. Limón y pimienta negra mejoran el metabolismo, mientras que los polifenoles, contenidos en los cítricos, fomentan la quema de grasa, contribuyendo a la pérdida de peso corporal.