LA POLICÍA LO HABÍA ARRESTADO PORQUE VIOLO A UNA NIÑA, LUEGO EL HABLA Y LA POLICÍA QUEDA BOCA ABIERTA.

Hay muchos países en el mundo donde es rutina discriminar a las mujeres. Pili Hussein, de Tanzania, es un ejemplo de ello.

Pili es hija de un hombre que era padre de 38 hijos, con 6 diferentes mujeres.

Ya a una temprana edad, Pil tuvo que salir al campo para trabajar con el ganado en Tanzania. Ir a la escuela no era una opción. El reto para Pilli, y otras mujeres en su situación, era tratar de conocer a un hombre que la pudiera mantener.

Al final se casó con un hombre, pero su primer esposo resultó ser violento y mala persona.

Cuando Pili cumplió 31 años, huyó de la relación destructiva, se marchó para buscar empleo y comenzar una nueva vida.

No había pensado en un plan ni en un destino, pero Pili caminó por las vías de Tanzania hasta que llegó al pueblo Mererani.

Mererani queda el pie de la montaña más grande de África, Kilimanjaro. Esta ciudad pequeña no tiene mucho, pero es el único lugar en el mundo donde hay minas de la rara piedra preciosa azul, la tanzanita.

Pili sabía que la mejor opción que tenía para sobrevivir era solicitar trabajo de minera en la ciudad, pero jamás podría hacerlo como mujer.

Así que, hizo un plan muy astuto.

” Las mujeres ni pudieron entrar a la zona minera, así que me disfracé como un hombre grande y fuerte, me puse un pantalón grande, lo corté como un pantalón corto, así parecía más a un hombre, así comencé”, cuenta Pili al periódico británico BBC.

Pronto, Pili se hizo conocida como” Tío Hussein” y cambiaba su personalidad y su apariencia por completo las horas que estaba trabajando.

Nadie sabía su realidad verdadera.

” Trabajé junto con hombres 10 y hasta 12 horas al día, nunca sospecharon que era mujer, yo bebía Konyagi (el licor local) y bromeaba con los hombres sobre las mujeres que me gustaban en el pueblo”, sigue Pili.

Pili continuó trabajando en la mina, muchas veces trabajaba más duro que sus compañeros masculinos.

Con el tiempo se hizo muy buena en conseguir las valiosas piedras preciosas y Pili creó su propia fortuna.

Con el dinero que había ganado, ayudó a su familia a construir nuevas casas y pudo formar su propia compañía de minería – donde contrató a más de 70 empleados.

Pero entonces sucedió algo que le forzó a revelar su identidad verdadera.

Una niña en el pueblo dijo que había sido violada por parte de unos mineros y la policía llevó a” Tío Hussein” como sospechoso porque Pili había sido nombrado por unos testigos.

” Cuando la policía me arrestó, me señalaron a mí como violador, y tuve que ir a la comisaría de la policía”, dice Pili.

No le quedaba otra opción que contar la verdad.

Pili contó su propia historia y dijo que era mujer, pero nadie le creyó.

Por lo tanto, pidió que la policía le examinara bien, para probar que era inocente de la violación.

Después de ello, soltaron a Pili de inmediato.

El famoso jefe de la mina” Tío Hussein” era en realidad una mujer, no cabía duda.

Sus compañeros estaban muy sorprendidos por el hecho que no se habían dado cuenta durante en casi una década, muchos estaban en shock.

Muchas personas rehusaron a creerlo, pero cuando Pili volvió a casarse y tuvo hijos unos años después, y así se acallaron los últimos rumores.

Ahora, Pili no tiene que ocultar su identidad.

” Estoy orgullosa de lo que hice, me hizo millonaria, pero fue muy duro”, cuenta Pili y continua:

” Quiero asegurarme de que mi hija vaya a la escuela, que tenga una formación y que asuma la oportunidad de vivir su vida en una forma totalmente distinta a como yo viví”.

¡Qué fuerza increíble tiene esta mujer!

Para Pili no quedaban opciones aparte de fingir ser hombre para poder trabajar en un mundo donde se discrimina a las mujeres.

Mostró que el concepto de “ser un hombre” muchas veces sólo se basa en los prejuicios de las personas – actuar fuerte y duro, no mostrar debilidad y sentimientos, son cosas que lamentablemente suelen ser asociadas con la masculinidad.

Sin embargo, Pili mostró que pudo hacer el trabajo de minería igual de bien y a veces mejor que los hombres, además parece tener un corazón de oro y una fuerza de voluntad que pocos tienen, y merece todo nuestro respeto.

¡Comparte la historia de Pili para dar un buen ejemplo de mujeres fuertes y que una mujer no debe limitarse por culpa de los prejuicios en la sociedad!