LA DEJO POR ESTAR GORDA, POCOS MESES DESPUÉS PASÓ ESTO QUE LO HIZO LLORAR.

Para todas las mujeres el tema de las libritas de más y la obesidad es un tremendo dolor de cabeza, es muy fácil subir de peso, pero bajar de peso se torna un poco más difícil, una gran parte decide hacerse una cirugía, otra decide hacer ejercicios, en fines algo muy difícil, pero no imposible.

Así es el caso de Una mujer obesa, quien llamó la atención de un muchacho atlético y bello de rostro. Se hicieron amantes y consumaban su pasión en los lugares menos imaginados, en su casa, en los callejones oscuros, moteles, y en lugares apartados.

Aunque su atracción era muy fuerte, él nunca la llevaba al cine o a caminar por el parque como cualquier pareja, ella notó que él se avergonzaba de salir con una gorda, un día escuchó que la negaba ante sus amigos: “¿Ella y yo? ¿qué te pasa? solo es mi amiga, jamás lo haría con una gorda jajajaja” — Aseguraba sin titubear.

Al estar de nuevo a solas y con lágrimas en sus ojos e inmenso dolor en su pecho ella le pedía una explicación por sus horribles palabras, a lo que el respondía con un “te amo” — Mientras tomaba sus manos y la besaba.

Estas situaciones se repetían con más frecuencia hasta que un día, “No me volverás a ver hasta que no me aceptes como soy y no te avergüence salir conmigo” — Le dijo desesperada después de hacer el amor…

Pasaron los meses y el dolor era tal que cada uno bebía sus lágrimas en las noches pensando en el otro, y mientras tenían sexo con otras personas no era lo mismo que cuando lo hacían juntos.

Después de unos meses más el joven no aguantó y organizó una reunión con sus amigos para decirles: “Negué a la única persona a quien he amado y que me ha amado, me daba vergüenza que ustedes supieran que mi novia era una gorda” — Les dijo entre lágrimas.

Ellos le reprocharon por haber hecho eso, y le aconsejaron que la buscara de nuevo y que fueran felices, sin importar nada más. Corrió a su auto y a toda velocidad llegó a la casa de la chica, pero para su sorpresa una mujer esbelta, hermosa y con una mirada radiante le abrió la puerta. El la reconoció al instante y cayó de rodillas llorando y pidiéndole perdón.

Durante un largo tiempo ella intentó calmarlo, pero él no paraba de sollozar y pedirle que volvieran, cuando ya estuvo más tranquilo ella le respondió con una mirada compasiva:

“Mira yo nunca te dejé de amar, pero cuando me di cuenta que no era suficiente para ti, tomé la decisión de olvidarte, casi me suicido, pero un día un hombre espectacular apareció en mi vida y me hizo sonreír de nuevo, en vez de criticarme me invitó a ejercitarme con él y cuidó diariamente mi alimentación, no se ausentó ni un día durante varios meses hasta convertirme en lo que estás viendo.

Lo lamento, pero he conocido el amor verdadero, un amor sincero y directo sin ninguna falsedad, que me hizo sentir como una reina delante de todos y no me escondía. Ahora soy feliz con él y espero que tu consigas también con quien ser feliz. No puedo hacer más que desearte que te vaya bien.” — Y cerró la puerta mientras el hombre quedó destrozado en el suelo.

Si leíste hasta el final no pierdas a la persona que está a tu lado, menos por su físico. Ama por lo que es, su astucia, su ternura, su valentía…. Sus defectos y virtudes. Amale todos los días, y si se acaba demuéstrale que luchaste hasta el final por ella/el. Nunca olvides que Si amas a alguien estarás con él sin importar lo que piense el mundo entero.