EL DESAYUNO MÁS SALUDABLE: BARRE TU CUERPO DE TOXINAS Y AYUDA A PERDER 10 KILOS EN UN MES

Hace mucho que sabemos que el desayuno es la comida más importante del día, pero este desayuno en particular vale doble no solo por los nutrientes que aporta para comenzar un día lleno de energías, sino porque al mismo tiempo te ayudará a limpiar el hígado y de esta manera eliminar toxinas que se encuentren en este órgano tan importante para el filtrado de desechos.

El tránsito lento puede convertirse para algunas personas, en especial para las chicas, en un problema que con el correr de los años tiende a recrudecer.

Quienes pasan por esta situación tienen bien claro que el estreñimiento es el punto de partida para otras cuestiones que afectan nuestro organismo. Nos sentimos pesadas, hinchadas, inapetentes y hasta influye en el estado de ánimo.

Corregir este problema es fundamental y que mejor hacerlo con una bebida natural que desde el comienzo del día ya estará actuando en tu organismo para regularizar tus intestinos.

El estreñimiento, es al mismo tiempo, un generador de aumento de peso ya que no te permite eliminar de manera natural los desechos del organismo, que al quedar depositados durante días en el cuerpo también contribuyen a intoxicar la sangre, provocando retención de líquidos y de grasas que se reflejan en la calidad de nuestra piel y de nuestro cabello.

Para preparar esta bebida natural que normalizará tus intestinos y que también hará un aporte nutricional, vas a necesitar:

  • 300 ml de yogurt bajo en grasas.
  • 2 cucharadas de harina de avena.
  • 1 cucharada de pasas de uva o 2 ciruelas secas.
  • 1 cucharada de semilla de lino.
  • 1 cucharadita de cacao.

Modo de preparación:

Este desayuno comienza a prepararse ya desde la noche anterior, de modo que debes empezar por lavar bien las uvas pasas o las ciruelas, ponerlas en remojo en una taza con agua hirviendo y dejar toda la noche.

Por la mañana, mezcla en un tazón las semillas de lino junto con la avena y el cacao. Agregar el yogurt y mezclar bien.

Licuar las ciruelas o las pasas de uva y agrega finalmente esto a la preparación anterior. Agrega hielo si optas por un desayuno frío.

En una semana notarás cambios sorprendentes. ¡Haz la prueba!